A Jesús Nieto Jurado, cipotudo de Quevedo, umbraliano que estuvo en la resistencia, editorialista en el periódico de Pedro J., columnista imprescindible, quisieron lincharlo durante la manifestación del Orgullo. A Un tío Blanco Hetero, en adelante Utbh, que contraprograma en Youtube unos vídeos trufados de ciencia y empirismo a la pota ideológica de reaccionarios rojipardos, que ha publicado con la antropóloga Leyre Khyal un libro memorable, Prohibir la manzana, le chaparon la cuenta de Twitter después de que los alegres fascistas, conjurados desde el anonimato para perseguir cualquier chispazo de humanismo, lo hayan denunciado por librepensador. Hablo con Jesús, que estuvo en el PCE y al que no perdonaban su condición de escriba prodigioso. «No sentí miedo. Sentí vergüenza. Ese calor que en España es por julio y no trae nada bueno. Dije que era periodista y me dijeron facha. Dije que viva la libertad y me amenazaron con una hostia». Empotrado en la comitiva de Ciudadanos, el partido al que unos activistas con cargos a los presupuestos del Estado exigían firmar documentos so pena de excomunión, vivió horas de terror. Aquella tarde llovían esputos, orín e insultos después de que Marlaska decretase su muerte civil. Su relato de lo sucedido, la brutal crónica que escribió, vale para que lean los acólitos y psicofantes del ministro del Interior y no salgan de debajo de la mesa durante varias semanas si les resta algo de pudor. Cansa repetir a estas alturas que no hay violencia de baja intensidad que pueda disculparse ni escrache bueno ni performance autoritaria digna de indulto. La tendencia a cerrar la boca al disidente mediante la dialéctica de la fuerza bruta, el amedrentamiento y el acoso sólo puede aplaudirse desde las trincheras del pensamiento ultra, que no es pensamiento sino rebuzno, brazo en alto y bota de puntera reforzada. En cuanto a Utbh basta con escuchar alguna de sus intervenciones para entender que estamos ante un tipo cuyo pensamiento merece mucho la pena, ilustrado y racionalista, autor de vídeos y escritos bien trabados, respetuosos con la tradición cultural y las mejores aportaciones en neurociencia, biología, psicología y antropología, especializado en desmontar las falacias impresentables de unos cazadores de brujas, aprendices de verdugos y mediocres profesionales cuya intolerancia es directamente proporcional a su cansina mediocridad. En los días del cólera la heterodoxia y el talento proscriben.

Julio Valdeón

© Julio Valdeón Blanco / Diseñado en WordPress por Verónica Puertollano (2012)