Escribí el otro día de Adolfo Suárez, el hombre de Cebreros, Ávila. Peleó por la democracia a base de tabaco y tortilla francesa. Enjuto, encantador, le fallaba el equipaje teórico. Gran profesional de lo suyo, caminó sin las muletas ideológicas con las que otros fardaban. Tampoco conspiró contra el sistema. O sí, porque salió a dedo, como tantos, pero el sistema que ayudó a enterrar fue el franquismo, que huele a calavera. Leal al Rey y a las urnas, mantuvo su fidelidad al mandato de reformar España. Empeñó su vida en el intento de domar a los espadones. La estampa del Congreso, con la Guardia Civil Cetme al hombro y Suarez y Gutiérrez Mellado erguidos como apóstoles, es memoria en carne viva del coraje, ejemplo feroz de que nuestro país, por mucho que llore, también dio gente fiel en la defensa de las libertades. Ahora, todos los sabemos, se publica un libro que poco menos que encausa al Rey Juan Carlos, supuestamente en el ajo, siquiera de forma negligente, obsesionado con que Armada asumiera un gobierno de transición. Según Pilar Urbano el Monarca habría arrojado a Suárez a los cocodrilos; sólo rectificó a última hora, cuando comprendió que terminaría como su suegro. Celebro la novela ficción para quien guste del peor Capote, el de A sangre fría, si bien conviene recordar que el escritor embadurnó con metáforas los vacíos que no supo defender como hombre. Urbano, mal que nos pese, escribe ligeramente peor que Truman, y aún así, aunque fuera el enano genial revivido, da en el clavo mi querido Raúl del Pozo cuando afirma que lo que él vivió no se parece nada a eso y que la Historia, a veces, imita a la literatura. Para mal, claro. Aquel día me faltaba un mes para cumplir siete años. Recuerdo la ansiedad de mi padres, pero la achaqué a la tragedia de que no hubiera Espinete en la tele. A combatir la desmemoria y la fábula, como tituló Raúl su columna, me ayudaron los años y las lecturas. Huelga decir que no me trago el cuento y el único elefante que reprocho al Rey es el que mató en África.

Julio Valdeón Blanco

© Julio Valdeón Blanco / Diseñado en WordPress por Verónica Puertollano (2012)